Reunión Empresas de Diseño Español  | Association of Spanish Design Companies

Añadir nuevo comentario

ADN del Diseño Español

Silla “BELLOCH” de lagranja para Santa&Cole / Taburete “NAOSHIMA” de emiliana pa

¿DE QUÉ HABLAMOS CUANDO HABLAMOS DE DISEÑO ESPAÑOL CONTEMPORÁNEO?
Por José Sanchez (habitat paper - Valencia Fair 2012)
 

EN LOS ALBORES DE ESTA DISCIPLINA, EL DISEÑO TENÍA VOCACIÓN DE UNIFORMIDAD UNIVERSAL. AUSTERO, RACIONAL Y DESPROVISTO DE RASGOS NACIONALES, AUNQUE ALEMÁN. LUEGO, EL INTERNATIONAL STYLE EVOLUCIONÓ EN SENTIDO INVERSO, Y EL FACTOR GEOGRÁFICO Y CULTURAL RESULTÓ DETERMINANTE PARA IDENTIFICAR CADA MODELO ESTÉTICO. COMO EL DISEÑO ESCANDINAVO, QUE EVOCA LA IDEA DE ALGO CONFORTABLE, CÁLIDO Y LINEAL; O EL ITALIANO, EXUBERANTE Y LUJOSO. TAMBIÉN EMERGIÓ EL STYLING, GENUINAMENTE AMERICANO, AERODINÁMICO Y COSMOPOLITA, Y MÁS TARDE, EL JAPONÉS, TECNOLÓGICO, SERENO Y ESENCIAL

El diseño made in Spain sale a escena por sorpresa allá por los años sesenta. Son series pequeñas de estilos, lenguajes y técnicas diversos. Ecléctico, pero muy genuino, y que llegaba para quedarse. Medio siglo más tarde algunas de aquellas piezas tienen la categoría de iconos, pero se continúan fabricando, vendiendo y hasta copiando. La escasez de medios técnicos se solventó con inventiva, habilidad artesana y grandes dosis de ingenio. Ya por entonces se crea la Feria del Mueble de Valencia, que con el tiempo se convertiría en una de las grandes citas europeas del diseño.

El boom llega con los ochenta. Instalados ya en la aldea global, el taburete de Mariscal se expone junto a la estantería de Sottsass y las cómodas sinuosas de Kuramata. El diseño catalán cobra carta de naturaleza, el despacho de Batman lleva la firma de Jaume Tresserra en el filme de Tim Burton y la creatividad nacional adquiere especial resonancia en la cultura de bar: sillas de terraza, taburetes, barras... En la década siguiente, la cita olímpica y la Expo sirven de trampolín y escaparate para la innovación española, y el nuevo siglo da paso a una generación de creadores que concibe su trabajo en clave global. Jaime Hayón se reúne con sus clientes de Estados Unidos y Dubai en su nuevo estudio del Soho londinense. No es que haya cerrado su sede de Barcelona, que pasó a ser su base administrativa y lugar de encuentro con los fabricantes nacionales, y tampoco cierra su estudio de Treviso (Italia), que mantiene como centro técnico para prototipos y producción. Desde Berlín, El Último Grito proyecta la zona de niños para la terminal de British Airways en Heathrow, así como instalaciones para La Casa Encendida (Madrid) y el Design Museum de la capital británica, y muebles para firmas de Italia, España, Japón, Suecia... Gerard Sanmartí y Gabriele Schiavon se conocieron en Fabrica, el laboratorio de ideas de Luciano Benetton en Treviso y, años más tarde, en una isla del Pacífico, deciden crear el estudio lagranja design en Barcelona. En Valencia, Culdesac idea la promoción del Gran París, la campaña del Rapide para Aston Martin y la butaca Atlantic para Bernhardt Design, con sede en Carolina del Norte. También la lámpara Sofa para la firma holandesa Moooi, conjuntamente con Héctor Serrano, que reside en Londres. Allí concibe una muestra del diseño español (que más tarde se exponía en Tokio), el stand de Roca para el 100% Design London y un nuevo taburete de polipropileno para Gandía Blasco. Vicente García Jiménez, afincado en Udine (Italia) crea célebres lámparas para Foscarini, Kardoxx y la firma valenciana Fambuena, además de muebles de Pallucco Italia y Tacchini.

Patricia Urquiola, gran referente del diseño italiano, ofrece una multitudinaria rueda de prensa en el ICFF de Nueva York con motivo de la presentación de la serie Axor Urquiola, incluida en la muestra Design Deutschland 2010 que organiza el German Design Council. Más tarde idea los espléndidos interiores del resort W Vieques en Puerto Rico, y antes los del hotel Mandarin Oriental de Barcelona. Aclara que su estilo "no es mediterráneo, sino atlántico". Por su parte, Ross Lovegrove y Konstantin Grcic tienen a BD Barcelona entre sus clientes; Arik Levy a Viccarbe, y PearsonLloyd diseña para Martínez Otero. Jean-Marie Massaud, para las valencianas Viccarbe y Gandía Blasco; Karim Rashid, para Vondom, y Philippe Starck, para LA organic, el mejor aceite orgánico de Andalucía ¿Sigue teniendo sentido hablar de diseño en clave nacional?


Lámpara “BUCKY” de lagranja / Lámpara MAMBA lagranja para Metalarte

En opinión de Martín Azúa estamos en un momento uniformador. "Creo que son más importantes las afinidades entre diseñadores de no importa qué lugar, que el país de procedencia". Un criterio que comparte José Manuel Fernández Marín, arquitecto del equipo lagranja design: "No creo que actualmente exista una identidad específica del diseño español. Posiblemente sí se podía hablar del made in Spain durante las últimas décadas del siglo XX, pero en una sociedad cada vez más global, donde la información es inmediata, el diseño ha perdido parte de su identidad territorial". Ana Mir y Emili Padrós, integrantes del tándem Emiliana, admiten que hoy resulta difícil percibir este tipo de analogías, aunque señalan algunos rasgos propios: "España es un país mediterráneo, donde la luz y el clima influyen en la manera en que las personas se relacionan entre ellas y éstas, a su vez, con los objetos, los espacios, la ciudad... El diseño español se nutre de la espontaneidad, el dinamismo y un particular sentido del humor de sus gentes, que son propios de nuestra cultura".


Botella de Agua. Martín Azúa / Lavabo “FLOW” Martín Azúa. Cosmic

La prestigiosa revista norteamericana I.D. dedicaba el pasado año un número monográfico titulado Design in Spain. Su directora, Julie Lasky, también influyente periodista del New York Times y ahora editora de Design Observer que financia la Fundación Rockefeller, no ahorra adjetivos entusiastas. Jaime Hayón opina que "en términos de mobiliario, textiles, ebanistería, zapatos y moda, España es globalmente competitiva hoy en día", destaca la capacidad para competir de la industria de Barcelona, Valencia y el País Vasco, y señala nuestros valores clave: "El diseño español se impulsa más con el corazón, y probablemente no está volcado hacia lo cualitativo y lujoso. Pero es una escena emergente de creadores que comienzan a definir sus propios estilos".

"El diseño español es todavía demasiado joven, para lo bueno y para lo malo", señala Nani Marquina. También cree que es una manifestación de nuestro carácter y nuestras emociones, fiel a nuestras raíces y con valores únicos, "como frescura, atrevimiento, vitalidad, pasión y riesgo". La visión de Rosario Hurtado, integrante de El Último Grito es bien distinta: "No creo que en este momento exista una identidad estética española, como la que tiene el diseño holandés ahora. El nuestro es más individual y no se identifica con un estilo, sino con el trabajo de Patricia Urquiola, Martí Guixé, Mariscal, Jaime Hayon o nosotros mismos".


“ARC EN REVE” (Bourdeaux). El Último Grito

Hay nombres propios de mucho postín que mantienen viva la marca y también muy buena cantera. Tenemos más futuro que presente, según Martín Azúa, que confía en las nuevas generaciones que salen de las escuelas. "Detecto en ellos ganas de cambiar, tienen una actitud muy crítica que me parece muy positiva". "Los diseñadores que trabajan en España son muy profesionales pero a lo mejor un tanto austeros, quizá porque trabajaban con el mercado español en mente", señala Rosario Hurtado. José Manuel Fernández Marín estima que la calidad de los diseñadores españoles es equiparable o superior a cualquier otro país de la UE: "sólo hay que echar un vistazo a las publicaciones y webs de diseño de todo el mundo", pero cree que falta mucho por hacer: falta industria, aunque las pequeñas y medianas empresas están apostando fuerte por esta disciplina. Para Hurtado, eso está cambiando a marchas forzadas. "Vemos más y más empresas españolas interesándose por productos más arriesgados con la idea de diversificar sus mercados, y ahora contamos con un apoyo institucional, que también se nota".


Sofá “BARDOT” Bernhardt. Jaime Hayón / “CLUB CHAIR” El Último Grito. UNO

También ha evolucionado el criterio de los consumidores. "El diseño ya no es aquella cosa rara, sino lo que funciona", sostiene Azúa. Para Emiliana, la gente de la calle poco a poco empieza a valorar el buen diseño. Antes se asociaba a lo exclusivo y glamouroso, ahora se empieza a relacionar con la funcionalidad, la eficiencia, la sostenibilidad, y la gente aprende que no solamente se diseñan sillas y lámparas, sino también objetos cotidianos, envases, juguetes, señalización, electrodomésticos... Ahora sólo vale ser más creativos, ingeniosos y sostenibles, ofrecer calidad y productos innovadores. Los tiempos en que España producía más barato han quedado atrás. La parte positiva es que la creatividad no tiene por qué verse afectada por la crisis, en todo caso supone un mayor estímulo para el ingenio. Según Azúa, "todos intuíamos que esta época de hiperconsumo y excesos pasaría factura medioambiental y social, pero de nada servirán todos los esfuerzos por salir si no cambiamos de mentalidad". •

Más información en: http://cargocollective.com/habitatpaper

Red Aede

Reunión de Empresas de Diseño
C/ Provença 281 5º 8ª
08037 BARCELONA
SPAIN
T. +34 93 272 05 46
F. +34 93 272 11 81
online@red-aede.es

#rednews

Subscribe to Red-Aede news

Enter your email address:

 

 

#redicex2014

Convocatorias Oficiales del Plan Sectorial Internacional ICEX 2014