Entre la arquitectura y el usuario, la compañía Simon manifiesta su papel de intermediario.  La digitalización de los espacios llegó con la celebración de su centenario, y llegó también la idea de realizar un premio para reconocer la labor de los estudios de arquitectura en facilitar la habitabilidad por encima de otros aspectos.

Arquitecturas que se convierten en lugares de mayor calidad para las personas en su día a día: para trabajar, para aprender, para esperar, para jugar… Arquitecturas para ser vividas.

Felices Agency y Fundación Mies van der Rohe, junto con Simon, plantearon un premio bienal, con el video como pieza concursal que acredite estos valores a reconocer en la obra, e internacional, habiéndose incorporado México este año además de los países europeos de la primera edición. Así nacía el Living Places Simon Architecture Prize.

De este país precisamente ha surgido un ganador en la categoría de espacios colectivos: el fabuloso Centro Cultural Teopanzolco en Cuernavaca (que también recoge estos días el premio Oscar Niemeyer). Y de Nueva York ha surgido el otro ganador en la categoría de espacios personales, ahora bien, con un proyecto llamado Real State Boom House y realizado en Cardedeu (Barcelona), pues de ahí son sus padres y clientes de la obra ganadora. Lluís Alexandre Casanovas es actualmente candidato a doctorado en la Universidad de Princeton, y miembro de Critical Studies Helena Rubinstein en el Museo de Arte Americano Whitney.

Alexandre sorprendió a todos con un discurso que reivindica directamente el ‘Living Places’ con esta obra, como aquella cultura que hace posible reconvertir incluso los espacios más duros en alegres, en concreto aquellos que han sido fruto de los fenómenos del boom inmobiliario y de las arquitecturas que quedan del legado de la burbuja de la construcción como legado.

Edificaciones residencias a veces con cierta opulencia mal planteada y mal planificada, dificultando el que sean afables y vivibles sus espacios. Las imágenes no pasan desapercibidas por el patchwork de estilos que hace incomprensible a primera vista el suceso, al entremezclar tradición con modernidad explorando los hilos de la crítica. Pero el vídeo lo deja claro. La madre y clienta del encargo lo vive. Cuando el sol entra por la escalera rosa, el color y la luz resultantes se convierte en un placer que sube y baja durante sus rituales domésticos. Alexandre toma todo aquello que resulta desagradable y lo trata como muestra arqueológica de un fenómeno reciente.

El interior es toda una muestra de contrastes que ha logrado llamar la atención de este certamen para hacer difusión de estos valores: todos los espacios son susceptibles de convertirse en mejores hábitats pensándolos mejor incluso olvidando los prejuicios estéticos precedentes.

A continuación se muestra una galería de imágenes del proyecto, en las que se pueden apreciar los espacios así como los planos de la rehabilitación.

¿Os ha gustado el artículo? En Red damos cobertura a los proyectos de profesionales del sector del diseño y la construcción tanto en el ámbito del diseño nacional como internacional. La Real State Boom House bien se merecía esta mención destacada en nuestro blog  ¡Anímate a compartir este artículo entre tus contactos y síguenos a través de la comunidad de RED: FacebookTwitterInstagram y Pinterest y únete a la plataforma que consultan los amantes del diseño.