El martes 24 de abril el FAD celebró su asamblea y fiesta anual. En este marco se entrega cada año desde 1928 la Medalla del FAD, que este año se ha concedido a la diseñadora Sybilla.

El pasado martes 24 de abril se celebró la asamblea general y la fiesta anual de socios del FAD 2018. Durante el acto tuvo lugar la entrega de la Medalla del FAD 2018, un galardón que desde 1928 distingue cada año el reconocimiento al trabajo y la trayectoria de una o de diferentes personas, proyectos o instituciones por su trabajo global o por una trayectoria vital sólida y continuada en alguno de los múltiples terrenos que integran el conjunto de las artes. La medallista de este año es Sybilla, la reconocida diseñadora de moda, a la que el FAD ya dedicó una exposición monográfica en 2003.

Sybilla Sorondo en su taller

Sybilla Sorondo en su taller. Foto by Felix Valiente

La Junta del FAD le otorgó esta Medalla “por su inmenso talento, que ha logrado con mérito una amplia repercusión internacional. Por la frescura, sensualidad poética y delicadeza de sus piezas a lo largo de toda su trayectoria. Por su compromiso con el medio ambiente y las personas. Por la tenacidad de su espíritu creativo y la coherencia de sus propuestas. En definitiva, por perseguir un mundo mejor y conseguir mejorarlo haciendo lo que sabe hacer: diseñar piezas que transmiten positividad, humor y máxima honestidad.”

Entre otras personalidades e instituciones, han recibido la Medalla del FAD en los últimos años la empresa Teixidors, Tortell Poltrona, Santiago Cirugeda, Leopoldo Pomés, el Institut del Teatre, Oscar Tusquets, Santa Eulàlia, la PAH, Diane Pernet, el Banc dels Aliments, Muriel Casals o Josep Ramoneda.

A continuación os mostramos una primera galería de imágenes de las creaciones más destacadas en la trayectoria de Sybilla.

Sybilla

Sybilla Sorondo, Nueva York, 1963, presentó su primera colección en 1983. Tres años después ya participaba en grandes pasarelas de moda y comenzaba a recibir sus primeros grandes encargos y cobertura mediática internacional.

En 1987 Sybilla debutó en Milán, trabajando por la prestigiosa firma Gibo. Dos años después, la industria japonesa Itoko lanzó la marca Sybilla en el país nipón, abriendo 30 tiendas en las principales áreas comerciales, así como una línea de cosméticos de la mano de Shiseido.

En 1990, Farrutx comenzó a producir zapatos y bolsas para Sybilla. En 1991 Sybilla abrió tiendas en París y Tokyo. En 1992, 15 outlets de su línea Jocomomola fueron inaugurados en Japón. En 1996 fue invitada para Louis Vuitton a participar en el homenaje del centenario de su mítico monograma. Un año después presentó Sybilla Noche, una línea de vestidos, mientras que en 1998 lanzaba la línea de hogar Sybilla Casa, que incluía piezas de mobiliario.

En el año 2013 Sybilla recuperó la propiedad entera de su empresa y total control de la marca. Un año después presentó una colección en París, dando paso a su regreso al mundo de la moda. En 2014 recibió la Medalla al Mérito de las Artes y en 2015 el Premio Nacional de Diseño.

Desde inicio de los 90, Sybilla ha estado activamente involucrada en numerosos proyectos medioambientales. Regularmente organiza seminarios y cursos en su propia casa, en la sierra de Tramuntana, en Mallorca, con la participación de especialistas locales e internacionales en diseño sostenible y responsabilidad social. Es la presidenta de FFF (Fabrics for Freedom), una fundación que apoya y promociona la producción y distribución comercial de tejidos creados con materias primas procedentes de iniciativas agrícolas, sociales y artesanas.

Terminamos el artículo con una segunda galería de más obras destacadas de Sybilla, deseando que os haya gustado el artículo.

No dejéis de seguir nuestro blog para estar informado de todas las novedades de los Redmembers y de otras tendencias del sector. Únete a la comunidad REDFacebookTwitterInstagram y Pinterest.